Todo el que se haya topado en frente con un libro de Oswaldo Reynoso se queda pegado, absorto, emocionado. Sus palabras, su estilo, el ritmo, su forma de ver la vida no tienen tiempo definido y perdura cada vez con más relevancia entre los jóvenes y los que se siguen sintiendo jóvenes. Aquellos que protestan en las sombras exigiendo un poco de alegría en medio de desigualdad y pesar. Y eso ocurre con Los Inocentes. Un libro que ha sido leído por muchas generaciones convirtiendo a este escritor en un personaje de culto, de veneración. En los 60’s, Los Inocentes, fue una revelación. Por primera vez en la literatura peruana se introdujo una prosa con extremo realismo callejero y deliciosa jerga de pista, mostrándonos distintas vicisitudes en la vida de los jóvenes de la época que sueñan día tras día con sobrevivir en una sociedad en donde las oportunidades les son esquivas. Las mismas reacciones que causó cuando publicó la primera edición en 1961, se siguen repitiendo generación tras generación como si sus páginas nunca se hubieran puesto amarillas. Supayfotos lo confirma en la exposición “El tesoro de la juventud”, una muestra fotográfica planteada para celebrar el aniversario de esta primera publicación de Reynoso. Con un ojo callejero y agudo retrataron la actualidad peruana tomando como referencia este éxito subterráneo. El reto estaba frente a ellos y el colectivo expuso ante nuestros ojos una mirada atenta, melancólica y cruda de esta realidad inocente que cincuenta años después sigue latente en este mundo de sobrevivencia. Estas fotos estuvieron al lado de trabajos de distintos artistas peruanos y extranjeros que le dieron tributo a esta realidad ingenua.






Recent Portfolios